Herramientas personales

Tiempo de metamorfosis

De FUNDACION ICBC | Biblioteca Virtual

Saltar a: navegación, buscar

Por María Florencia Carbone, La Nación, Suplemento de Comercio Exterior, 17 de julio de 2012

Ciertos animales tienen la capacidad de hibernar. Gracias a que en ese estado administran la energía que acumularon durante los meses más cálidos, logran adaptarse a condiciones climáticas extremadamente frías, para luego volver a la actividad.

¿Está el Mercosur hibernando? ¿Logrará despertar y volver a una mayor actividad? ¿Fue la cumbre de Mendoza un reloj despertador o sólo otra señal de que el letargo continuará?

"El Mercosur tiene que reflexionar sobre cuál es su verdadero objetivo. El diseño institucional actual llegó a un límite. No tiene sentido continuar con la misma estructura y funciones de integración regional porque los países están pensando en forma distinta", alerta Gustavo Idígoras, ex agregado agrícola de la Argentina en la UE. "Entre los socios del bloque, hay una potencia mundial", advierte.

"Brasil -continúa Idígoras- tiene que asumir el liderazgo de la región, y la Argentina tiene que reconocerlo. Asumir el liderazgo significa sus costos. Así como Alemania afronta todos los años los costos de mantener la Unión Europea, transfiere parte de su producto bruto al presupuesto comunitario y ayuda a los países que están en crisis, como Grecia y España; Brasil tiene que madurar como líder regional. Y la Argentina tiene que madurar reconociéndolo y adaptándose a esta situación. Si partimos de esa base tiene que haber un nuevo Mercosur", dice a LA NACION.

Félix Peña cree que el camino del cambio ya comenzó.

"Tras la cumbre, el Mercosur habría iniciado su transición hacia una nueva etapa. Difícil es saber cuánto tiempo demandará ni cómo será el bloque al concluir esa transición. En todo caso, parece ser una metamorfosis. En lo inmediato le corresponderá a Brasil liderarla", indica.

Peña, testigo y protagonista del nacimiento del Mercosur, destaca tres cuestiones que pondrán a prueba "la tradicional habilidad diplomática brasileña".

Una proviene de los múltiples desdoblamientos que derivan de la suspensión de Paraguay en los órganos del Mercosur. "Es una situación inédita que requiere mucha prudencia y sabiduría. Están en juego realidades políticas y económicas, pero también sensibilidades y emociones de un pueblo hermano", señala.

La segunda es la de completar en todas sus dimensiones la incorporación de Venezuela en los términos acordados en el Protocolo de Caracas. Pero más importante aún serán las modalidades que conducirán a una ampliación del Mercosur a otros países de América del Sur.

La tercera es la que resultaría de la sugerencia del primer ministro de China, Wen Jiabao, en su visita a la región, de estudiar la factibilidad de un acuerdo de libre comercio, así como de la idea de duplicar el comercio recíproco en cuatro años. Es algo que sin dudas impactará en las demoradas negociaciones Mercosur-UE. Con respecto a estas negociaciones se requerirá mucho oxígeno político, así como flexibilidad conceptual y técnica, a fin de lograr un acuerdo que permita abrir un proceso de largo plazo que sea, en todas sus etapas, equilibrado y ambicioso.

EN LETARGO

Raúl Ochoa, en tanto, es de los que creen que hace largo tiempo que el bloque "está hibernando".

"No agoniza, pero en los últimos años le ha costado muchísimo avanzar en su profundización y mayor relacionamiento internacional. Vive en una suerte de profundo letargo", dice.

¿Cumplió el bloque con los objetivos fijados en 1991? "En parte sí, y con creces: aumento de los flujos comerciales y de las inversiones intrarregionales; relación más estrecha y permanente entre los ámbitos público y privado de los cuatro países en los más diversos temas de amplia agenda", destaca el especialista de la Untref.

Luego marca como tema pendiente la reducción de las asimetrías. "Se atacó el tema tarde y muy parcialmente con el Focem [Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur], quedando fuera los temas de legislación no armonizada."

Ochoa opina que institucionalmente el Mercosur debe plantearse cambios para lograr una organización común con capacidad decisoria: "La Secretaría del Mercosur debe reformarse. Hay un formato de cumbres públicas, pero hay poco contacto presidencial de discusión privada. No deben descartarse las cumbres bien organizadas con sherpas [guías] preparando todo previamente".

Ochoa dice en voz alta lo que muchos susurran: "Si se observa la organización actual del Mercosur, se han creado innumerables grupos, comisiones, reuniones especiales, pero, en los hechos, hay una mayor complejidad no por crecimiento o grado de participación, sino para cubrir la ausencia de decisiones o su postergación en el largo letargo".

Para sortearlo, propone "flexibilidad, más diálogo entre presidentes y ministros, y la creación de áreas de seguimiento de temas esenciales".

POCO AVANCE COMERCIAL

Dante Sica señala que en los últimos diez años, el Mercosur avanzó muy poco en los temas económicos y comerciales, mientras se tendió a hacer más cumbres "sociales y políticas". El director de abeceb.com admite que los temas económicos que aparecieron se limitaron a problemas coyunturales que no aportan al fondo de la cuestión.

"Tampoco se avanzó en la «nueva agenda» del bloque: mejorar la infraestructura, la integración energética, la conexión Brasil-Chile con el corredor interoceánico, etcétera." Casi de inmediato recuerda que enviar un contenedor desde Córdoba hasta Buenos Aires cuesta 2000 dólares, mientras que el mismo viaje de Buenos Aires a China cuesta la mitad.

"Los factores de impulso del bloque en su primera década ya no están presentes, y hoy existen elementos que no contribuyen a la asociación: los mercados más importantes para los productos regionales están fuera del bloque [con la importante excepción de los mercados para bienes industriales en los cuales la Argentina sigue siendo relevante para Brasil, y a la inversa ocurre lo mismo]; la política comercial argentina apunta a un objetivo interno y contribuye a bilateralizar la relación, y Brasil ha tomado una entidad distinta a nivel global, no necesitando ya tanto del bloque para tener relevancia mundial. Sí lo necesita para convertirse de manera definitiva en representante o vocero del bloque ante los organismos internacionales y en componedor de las posiciones individuales, no sólo de sus miembros, sino de los Estados asociados y otros países latinoamericanos", añade.

"Tal vez ya llegó a su techo y el renovar cada tanto, a través de programas de distinto nombre, pero igual contenido, los plazos de avance en esos temas está produciendo un desgaste y deslucimiento cada vez mayor", dice Sica.

Marcela Cristini, economista de FIEL, opina: "El bloque sigue siendo una unión aduanera imperfecta con muchas falencias", y desde su fundación hasta hoy, hubo un avance: "A fines de los 80, el comercio entre los países del Mercosur era 9%; hoy es 25 por ciento".

CRECIMIENTO CON FRICCIÓN

Sin embargo, explica que ese crecimiento del comercio intra-Mercosur generó muchas fricciones. "Cuando se pone arancel cero entre los países, naturalmente cada uno revé cuál es su mejor ventaja, y lo que antes mantenía porque tenía un arancel alto, ahora tiende a mudarse. Hubo actividades que se mudaron para la Argentina y otras para Brasil. Eso creó fricciones entre el statu quo del patrón productivo y el de empleo que nunca se resolvieron bien. El Mercosur debería ser un proyecto con una buena chance de éxito, pero no bajo su formato institucional y organizativo actual."

Cristini apunta otro dato: "Ninguno de los miembros del bloque es capaz de ayudar a solucionar la crisis de alguno de los otros por sí solo ni siquiera Brasil. Si la Argentina entra en una crisis económica, Brasil no puede solucionarla".

-No hay "una Alemania" en el bloque.

-No hay una Alemania, un Estados Unidos, un Japón o una China. Más allá de que su característica de proveedor de alimentos al mundo hace que sea un bloque diferente. De todas formas, creo que se deberían capitalizar esas diferencias si encontramos el perfil adecuado. Deberíamos pensar en fortalecer y ganar espacios en el mercado de las commodities juntamente con Brasil, Uruguay y Paraguay. Por ejemplo, nunca trajimos el mercado futuro de soja al Mercosur, a pesar de que en una parte muy significativa del año somos los únicos productores que estamos en el mercado y China es el único comprador. En mercados futuros está Estados Unidos y ahora se planifica otro en China, que es el comprador, no el vendedor. Si bien no produce grandes derrames económicos, tener mercados futuros es una señal de fortaleza institucional.

Peña aprovecha para enviar un mensaje a quienes piensan que el Mercosur está agonizando.

"Muchos piensan así; sin embargo, no siempre indican cuál podría ser un «plan B». Especialmente uno que contemple las dimensiones políticas, económicas y sociales de naciones que comparten un espacio geográfico regional y que han desarrollado un tejido cada vez más denso de todo tipo de intereses cruzados. Sería muy difícil imaginar opciones realistas al Mercosur, concebido como idea estratégica de contenido a la vez político y económico, y como un espacio regional compartido", arranca.

El especialista en comercio internacional de la Fundación Standard Bank y la Untref habla del futuro: "Hacia adelante los esfuerzos deberán concentrarse en mejorar sustancialmente la calidad del proceso de integración. Eso implica poner énfasis en reglas de juego que, por su contenido y previsibilidad, incentiven el desarrollo de encadenamientos productivos transnacionales en un cuadro de ganancias mutuas. Especialmente aquellos orientados a aprovechar oportunidades abiertas a la región como resultante de la nueva realidad económica y política global. Es el mejor camino a la necesaria generación de empleo productivo en nuestros países, con los consiguientes efectos de inclusión social".

A 21 años de su nacimiento, el Mercosur define su supervivencia y fisonomía. El final aún no se escribió.


Qué bloque puede imaginarse para los próximos 5 años

Luego de tanto pedido y necesidad de repensar el gran proyecto sudamericano de integración política, económica, social y cultural, ¿cómo imaginan los expertos que estará el Mercosur en los próximos cinco años? ¿Quiénes serán sus integrantes? ¿Cuál será el formato que los una? ¿Cómo evolucionará la integración física y logística del bloque?

En opinión de uno de los máximos especialistas y referentes locales en materia del Mercosur, Félix Peña, resulta a simple vista algo "difícil de imaginar".

"Estamos en un mundo de tantas incertidumbres que es preferible no trabajar sobre diseños fijos ni de libros de texto -explica Peña-, pero más difícil aún es imaginar que no exista o que no exista algo similar. Mi apuesta es que en cinco años el Mercosur seguirá existiendo, pero que será el nombre de un proceso con muchas diferencias al concebido originalmente e incluso al actual", resumió.

Lo importante para Peña consiste en generar un intenso debate entre todos los sectores de nuestra sociedad sobre qué tipo de adaptaciones del Mercosur a los nuevos tiempos es lo que más nos conviene.

"Nuestros socios deberán hacer lo mismo. El resto resultará de muchos factores, incluida la evolución del contexto global y regional, y del acierto con el cual sepamos articularnos entre nosotros y con nuestros socios. Mucho de lo que hay que hacer, por ejemplo, en términos de mayor conectividad física, no será sólo como una resultante del Mercosur. Pero lo que sí es fundamental es que éste sea percibido como una palanca que permita potenciar los esfuerzos de desarrollo compartido, y no como un peso muerto o como una construcción de utilería con objetivos mediáticos", culminó el académico de Untref y de la Fundación Standard Bank.

Por su parte, su colega Raúl Ochoa proyectó un panorama "más favorable para los próximos cinco años".

Lo justificó de la siguiente manera: "La región va a tener un peso en el ámbito mundial creciente, debido a los cambios en los ejes de poder global y creo que si se aprovecha este cambio de época, el Mercosur estará muy bien posicionado".

Para Ochoa, resulta más que posible que más países integren el bloque. "Además de Venezuela, preveo el ingreso de Bolivia y Ecuador. Si esto es así, deberá existir un formato más flexible desde el punto de vista del arancel externo común y de otros aspectos vinculados a desarrollos industriales, agrícolas, entre otros, teniendo en cuenta los diferentes niveles de desarrollo", agregó.

Ahora bien, advirtió que si la ampliación del Mercosur resulta factible, los aspectos vinculados a "infraestructura, logística y facilitación de comercio pasan a ser aún más imprescindibles como lo será también la integración energética", concluyó.

Por último, el consultor en comercio internacional especializado en intercambio con países del Mercosur, Dante Sica, dijo: "Será difícil dar marcha atrás con el Mercosur después de todo el camino recorrido, sería un costo político difícil de asimilar. Además, las implicancias sociopolíticas de un retroceso de la integración serían perjudiciales para los actuales miembros. Como tradicionalmente ha sucedido en los distintos episodios de marchas y contramarchas en el bloque, y en la relación bilateral entre la Argentina y Brasil, las decisiones políticas son las que han permitido seguir hacia delante y superar los problemas. De manera que a futuro se espera que los socios puedan trascender la agenda de las dificultades comerciales y dar prioridad a los temas de bloque".

HOJA DE RUTA

- El bloque fue fundado el 26 de marzo de 1991 por Brasil, la Argentina, Uruguay y Paraguay, suspendido en la última cumbre.

- Sus objetivos son lograr la libre circulación de bienes y servicios; adoptar una política comercial común; coordinar posiciones en foros internacionales, y converger en políticas macroeconómicas.

- Su producto bruto interno representa el 75% del producto bruto de América del Sur. Es un mercado de 230 millones de consumidores.

- Tiene tratados de libre comercio con Chile, Bolivia, Israel, Colombia, Ecuador, Venezuela, Perú, Egipto y la Autoridad Palestina.

Fundación ICBC Argentina, 2013 - Todos los derechos reservados. Términos y condiciones de uso.