Herramientas personales

Industria 4.0: Cómo sobrevivir y ganar en la era digital

De FUNDACION ICBC | Biblioteca Virtual

Saltar a: navegación, buscar

Raúl Ochoa, Revista Container, Noviembre de 2015

Desde que leyera artículos y estudios sobre lo que se denomina genéricamente “industrias disruptivas” o la posibilidad cierta de la caída de las barreras de entrada a sectores industriales, comerciales y de servicios hasta hace muy poco considerados inexpugnables, tal como el ingreso de Google a la industria automotriz, aprovechando su dominio de la plataforma digital y teniendo en cuenta que el auto en la Industria 4.0, será más valioso por su capacidad de reunir información y de combinarla de tal manera de ofrecer el mejor servicio digital e inclusive compartirlo con otros proveedores por lo que el mayor valor agregado de un vehículo estará más como en una suite del “Internet de las cosas” que en el diseño y hardware de su proceso industrial previo.

Dicho en otras palabras estamos ya pasando de un esquema productivo y comercial basado en el esquema “pipeline”: detecto demandas, desarrollo diseños, recibo pedidos, contacto proveedores, les pongo órdenes, armo y entrego un producto determinado, a otro donde hay que pensar y actuar como un “jardinero” que mantiene un “parque” que es la plataforma de datos que atrae y retiene a sus clientes y otras firmas que aportan y reciben más información engrandeciendo y haciéndolo “florecer”.

La industria alemana ha visto con preocupación, estos rápidos avances del IOT (Internet of Things) porque una grave riesgo es quedarse en un breve tiempo , con un dominio aparente de bienes sin futuro, de ahí por ejemplo que el “auto” de Google sin volante, sin pedales y previsto sin conductor, manejado por censores – por acumulación de datos – motor eléctrico, de no más de 40 kms/hora, específico para centros urbanos, para dos personas que van ocupadas con infotainment que implica tener simultáneamente acceso a información y entretenimiento haya atraído la atención para analizar alternativas propias o en su defecto compartir “el parque” de la digitalización que propone ese modelo de negocios; no es casual que cualesquiera de las empresas tecnológicas norteamericanas desde Google hasta Facebook valga una sola de ellas, más que las diez mayores empresas industriales alemanas.

Varias preguntas o reflexiones surgen para un país de desarrollo medio, como el nuestro, que ha logrado avanzar en materia industrial en algunos segmentos, pero tiene otros con atrasos importantes; de los primeros se destacan avances en medicina nuclear, biotecnología, nanotecnología, agricultura de precisión, la siembra directa y su maquinaria e implementos y agrícolas derivados; también en servicios ha habido una cantidad de emprendimientos valiosos y existe una vasta cultura emprendedora; los segundos son los que requieren una protección permanente casi infinita y/o condiciones fiscales/laborales por fuera del marco legal.

Es indudable que la política de desarrollo industrial, debería olvidarse de las protecciones y del incentivo a la introducción de ensambles o montajes más la posible sustitución de importaciones de algunas piezas más o menos valiosas, y dedicarse – siguiendo el muy interesante ejemplo israelí – a trabajar conjuntamente con el área científico-tecnológica en la detección de nuevos desarrollos, start-ups, partiendo fundamentalmente de los sectores o segmentos mencionados, donde ya hay una base, pero al mismo tiempo tener la mente fresca y abierta “siguiendo la figura del jardinero en relación al parque” que se mencionaba en el segundo párrafo, para hacer el “follow up” de casos que pueden resultar muy interesantes y de paso, por ejemplo, arreglar parte de nuestro déficit estructural automotriz, como es la ligazón entre la agricultura de precisión y censores para los vehículos o medicina nuclear y electro-medicina, etc .

Resumiendo: Estamos en un cambio de época, que también llegó a la Argentina y uno de los aspectos claves es pensar en el futuro y como adecuarnos a los acontecimientos que se nos vienen “como en la Nube” y tener las mentes dispuestas para reflexionar y actuar aprovechando las experiencias pasadas, pero adecuadas a la era digital “para que en el parque haya muchas nuevas flores” Demás está decir, que esto sólo se logra con una estrecha relación y coordinación pública-privada, que para nosotros implica todo un desafío.

Fundación ICBC Argentina, 2013 - Todos los derechos reservados. Términos y condiciones de uso.